sábado, 8 de diciembre de 2012

La Caballería blindada en El Salvador


Cuando el general Gustavo Adolfo Perdomo, al tomar el mando de la Brigada Especial de Seguridad Militar (BESM), encontró un Júpiter Mazinger y un MAN630 en los talleres de lo que fuera la Guardia Nacional, pronto los modificó en camiones blindados y plataformas de armas.  En realidad las maquinas solo servirían como medios de parada militar.  Pero los ingenieros del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la FFAA encontraron nuevo uso para las planchas blindadas.  A la falta de materiales, los dos vehículos pasaron a servir de plataformas para la conversión de dos pickups Dodge RAM en lo que ahora son los vehículos VCTA2.  

Habiéndose especificado la línea de producción de blindados en El Salvador en otro reporte, vale ahora hacer reseña de la Caballería, como arma militar del ejército de El Salvador.  Ésta traza sus orígenes al 7 de mayo de 1824, cuando se emite la Ordenanza de la “Legión de la Libertad”, y base del actual Ejercito de El Salvador. La federación centroamericana se disolvió en mayo de 1838, y El Salvador promulgó su Constitución como Estado soberano en 1841. El 13 de Junio de 1859, aparece la nueva organización al Ejército de la República, organizado en las divisiones de Vanguardia, del Centro y de Reserva, apareciendo por primera vez la Caballería como arma especializada del Ejército salvadoreño. Es así como se forman el Escuadrón de caballería de Morazán y el de Ahuachapán. El primero encuadrado en la División de Vanguardia, y el escuadrón Ahuachapán encuadraba la División de Reserva. Pero al año siguiente, los escuadrones parece que son divididos en secciones asignadas a cada una de las guarniciones del país, reorganizándose nuevamente para participar en las contiendas del Gral. Gerardo Barrios.

Las guerras civiles y fratricidas entre vecinos continuaron, dándole cambios a las fuerzas militares salvadoreñas, hasta llegar a 1900, cuando la Caballería se constituye como cuerpo independiente y se le acuartela en la guarnición El Zapote, en el Barrio San Jacinto y hoy sede del Museo Militar. Para 1906, la Caballería se divide en dos unidades, una en Santa Ana y la otra ubicada en San Miguel. Once años después la Caballería se reconcentraba nuevamente en calidad de Regimiento y se le acuartelaba en la guarnición de Casamata sobre la calle Concepción de la zona “La Garita”, hoy sede la Dirección General de Reservas y la Comandancia de la Fuerza Naval. Seria en el 59, cuando pasa a ocupar las instalaciones del clausurado Centro de Capacitación Agrícola Militar ubicado en Cantón del Sitio el Niño a la altura del kilómetro 30 de la carretera Panamericana que de San Salvador conduce a Santa Ana. Este lugar se convierte oficialmente en el Cuartel del Regimiento de Caballería en 1960, y continua hoy día como su sede.

La Caballería Blindada salvadoreña aparece allá por 1944 cuando arriban 8 carros de combate M3 Stuart, formando dos secciones dentro del Regimiento de Caballería. Estos serian los únicos blindados del Regimiento de Caballería salvadoreño hasta que se construyen en la Maestranza unos 20 ejemplares del Rayo, un camión blindado que utilizaba el chasis de camión Reo de 2 toneladas, equipado de planchas blindadas delgadas, una sobre la otra, y separadas por fibra de algodón. En realidad, los cinco primeros prototipos del Rayo habían sido construidos y utilizados por los salvadoreños en la invasión a Honduras en 1969. Además, tres M3A1 Stuarts, de los cinco asignados al frente, habrían llegado a defender las posiciones salvadoreñas después de la caída de la Ciudad de Nuevo Ocotepeque, en ese mismo 1969. 

Los Rayos continuarían operando por algún tiempo de la década de los 70, pero poco después llegarían las tanquetas alemanas UR-416, superiores en sus capacidades, y a las que les seguirían los AML-90 hechos en Francia. Las maquinas alemanas y francesas constituirían el grueso del Regimiento de Caballería hasta que se reciben 64 vehículos Cashuats, que eventualmente equiparían 3 batallones mecanizados. También se semi-blindaban varios Jeep CJ-8, y los que montaban los FSS M40A1, formando sección de apoyo de fuego del mismo Regimiento.

Todo este material ha llegado al final de su vida útil, pero el equipo sobreviviente continúa sirviendo como el núcleo de pelea de la unidad. Se han hecho esfuerzos, si bien a bajo nivel, de renovar la fuerza. Se han repotenciado algunas tanquetas UR416 y Cashuats. También se han repotenciado los AML, pero lo extraño es que se hablan de 9 bateas disponibles, a incluirse una dañada por un RPG durante el conflicto interno. Sin embargo, serian 12 los AML-90 entregados, recibiéndose dos bajas durante la guerra.

Como un esfuerzo fútil de mejorar la capacidad de combate del Regimiento se adquieren 38 vehículos M240 Storm de un lote de 50 pedidos a Israel en 1998, conformando un batallón antitanque con 16 modelos equipados con el FSS M40A1 y otros 16 como plataformas de ametralladoras, Comando y Control y como vehículos de Patrullaje y Reconocimiento. Se experimenta después con la formación del Escuadrón de Reconocimiento, conformado por tres Secciones (una de caballería de sangre, otra de motocicletas y otra mecanizada). 

Serian los EEUU los que ayudarían a la renovación parcial del Regimiento, cuando a partir del 2009 empiezan con la entrega de 21 M1151 y 4 M1165.  A partir del 2004 la Industria Militar salvadoreña comienza con el Proyecto M, culminando en un primer prototipo de blindado de apoyo. El primer ejemplar, basado en un chasis de camión de 5 toneladas, tendría la forma del camión pesado HMETT, y su arma principal de cañón de 20mm se montaba sobre una especie de tina, que rotaba en su totalidad. A partir de la creación del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la FFAA en el 2007 se retoma el diseño, y se desarrolla del Vehículo Caza Tanque versión 1 (VCTA1). Serian en total 4 los chasis de camión Ford los utilizados para el experimento, y el VCTA1 aparece públicamente en el 2011, publicándose su nombre erróneamente como el BC7A1. Ya para el 2012 se habrían desarrollado los dos primeros VCTA2 en forma, en lo que parece ser un esfuerzo por restablecer el poder de fuego del Regimiento de Caballería, única unidad mecanizada y blindada táctica de reacción inmediata del Ejército. Este nuevo modelo lleva forma moderna, y basa su perfil y tren mecánico en un Dodge RAM.

Mención separada merecen los esfuerzos del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la FFAA en la repotenciación actual de hasta 9 Cashuats, 4 UR416 y 6 AML-90, usando partes comerciales, como motores diesel japoneses.  (JMAH)



Fotografías:

• Detalle de la batea blindada montada sobre el camión Júpiter y así convertido en camión Mazinger (blindado)
• M1151 salvadoreño, con torreta sencilla montando una ametralladora 12,7mm M2HB. La torreta del M1151, y más bien la del M1167 TOW, podrían servir de inspiración para diseñar una que pueda acomodar el FSS M40A1 y compensar por el rebufo propio del arma.
• Aquí un M1165 convertido en plataforma de armas / transporte ligero por las fuerzas especiales estadounidenses. La torreta que monta es similar a aquella del M1167, y la que ha sido diseñada para la colocación del TOW de manera de evitar los efectos del rebufo a la tripulación (USN Stan Travioli).
• El pickup semi-blindado Cashuat, versión artillada, basado en el Dodge M37B
• Magirus Deutz Júpiter de 7 toneladas, la base los14 transportes
Blindados Mazinger originales desarrollados por la Maestranza salvadoreña para equipar a la Infantería y Cuerpos de Seguridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada