viernes, 22 de agosto de 2014

La FAB suspendería, en beneficio de los programas ya vigentes, la recepción de Gripen usados previos a la llegada de los nuevos cazas


La Fuerza Aérea Brasileña (FAB) habría optado por desistir del arrendamiento de aviones Saab Gripen  C\D  proporcionados por Suecia, fruto de un acuerdo gobierno a gobierno que se fijara como opción para cubrir la brecha entre la reciente desactivación del Mirage 2000 (F-2000 B\C) y la entrega del primer avión Gripen NG E\F, que se espera que se produzca a partir de 2018, ya que el valor del contrato propuesto se consideró muy elevado y similar a la costosa propuesta ofrecida por Francia (Dassault) para mantener operativo el Mirage 2000 por más  tiempo. 

Según la misma fuente, la Fuerza Aérea decidió redistribuir la flota de cazas  F-5EM \FM  en todo el país y utilizará los recursos que se iban a asignar al contrato de arrendamiento de Gripen C\D para completar la modernización de 11 células F-5E \ F  adquiridos a Jordania, ya entregados a Embraer Defensa y Seguridad (EDS) en Gaviao  Peixoto, además de continuar la actualización de la fábrica de los Embraer AMX a A-1, cuyas labores fueron interrumpidas después de entregar dos ejemplares monoplazas al 1º\16º GAV en  la Base de Santa Cruz, al sureste de Río de Janeiro.

Esta propuesta de Embraer renueva en forma sensible a la aeronave y su contratista principal, AEL, aparte de los cambios de aviónica encomendados, e inclusive instrumenta el uso de bombas inteligentes Elbit Lizzard como opción. (Javier Bonilla)

www.defensa.com